ENFRIANDO RAPIDAMENTE Y CON MENOS GASTO DE AGUA

 

En este post presentaremos cómo fabricar un serpentín de enfriamiento. Hay que tener en cuenta que por encima de 50 litros es recomendable y necesario el uso de enfriadores de placas.

 

El proceso de enfriado de nuestro mosto es algo en lo que debemos prestar mucha atención ya que en el ocurren muchos subprocesos que terminan afectando la cerveza final en buena y mala medida. Enfriar rápidamente detiene la producción de DMS (Dimetil Sulfuro - Sensación a choclo cocido) lo cual ocurre desde los 65ºC y continua hasta que la temperatura baja de este rango, es por esto que reducir la temperatura en poco tiempo después del hervido es importante; de todas formas la percepción de este DMS dependerá del estilo de cerveza que estemos fabricando. El enfriamiento además acentúa la precipitación de proteínas las cuales deben recibir un golpe de frío (Cold Break) para aglomerarlas y que caigan al fondo (Trub), esto mejorará la claridad de la cerveza, nuevamente el estilo de la cerveza determinará qué tan bueno será eliminar este tipo de proteínas que a veces son necesarias para la levadura en la fermentación. Por último buscamos que la temperatura para la adición de levaduras sea la óptima y podamos tranquilamente sellar nuestro fermentador y que el proceso de mosto a cerveza inicie.

 

Lo que debemos tener en cuenta con un serpentín de enfriamiento es que tenga una buena cantidad de vueltas inmersas en el mosto caliente, el agua fría que circula enfriará más rápido y con menor cantidad de agua. Los típicos serpentines disponibles en el mercado tienen pocas vueltas, las conexiones a las mangueras del agua quedan sobre la olla y cuando estas fallan las filtraciones caen en el mosto contaminando el trabajo que con mucho cuidado hemos realizado durante horas, por otra parte no tienen las dimensiones adecuadas para nuestra olla de hervido y en precio no son tan convenientes.

 

La idea principal es que el serpentín tenga más de diez vueltas y que estas queden sumergidas dentro del mosto, de nada nos servirá que las vueltas del serpentín queden en el aire. Además las conexiones de las mangueras deben quedar fuera de la olla de hervido ya que si tuviéramos alguna filtración nos aseguramos que estas gotas caerán fuera, eliminando el riesgo que el agua de enfriado que no tiene ningún tratamiento y que fluye por mangueras sin sanitizar contaminen el mosto.

 

Materiales necesarios

 

    • 10 m de cobre en rollo de 3/8” como mínimo: La longitud del rollo de cobre será relativa al tamaño de la olla, para una de 30 litros, 10m será suficiente. Necesariamente deberá usarse el tipo de cobre que viene enrollado ya que esto facilita hacer el serpentín y por otro lado las tiras de cobre recto no llegan a estas longitudes.

    • Abrazaderas: 4 unidades. Preferiblemente de acero inoxidable.

    • Mangueras: En este ejercicio se usan dos tipos de mangueras, las que quedan fijas en el serpentín (1m) las cuales elegimos transparentes y las largas que se conectarán a la red de agua (Su largo dependerá de la ubicación de la olla y las llaves de agua de la red).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

•  Niples de conexión: 2 unidades. Aseguran la correcta conexión de los conectores rápidos en las mangueras del serpentín. Este debe tener la medida del diámetro de la manguera elegida.

    • Conectores rápidos para mangueras: Facilitan conectar y desconectar las mangueras. Se necesitan 2 tipo “hembra” (Naranjos) para las mangueras del serpentín, 2 acoples (Verdes) para las mangueras largas que se conectarán al serpentín. La conexión a la red de agua tendrá que ser definida según la disponibilidad, en nuestro caso usamos 1 conector tipo “hembra” para poner en la llave de agua y un acople adicional en la manguera larga.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Herramientas necesarias

 

    •       Destornillador: Para ajustar las abrazaderas.

    •       Amarras plásticas: Para sujetar los extremos del serpentín.

    •       Balde o un cilindro: De un tamaño adecuado que quepa en la olla de cocción.

    •       Guantes: Para proteger las manos en todo momento, además permite mejor agarre del rollo de cobre.

 

 

Armado del serpentín

El cobre en rollo es bastante maleable así que no se necesitan herramientas especiales para su manejo y doblado, de todas formar existen algunos “dobladores” tipo resorte que hacen la tarea más simple y con menor esfuerzo.

 

Lo primero es iniciar con el enrollado del cobre sobre el balde o cilindro, es por esta razón que este debe caber dentro de la olla para que la “bobina” terminada quepa sin problemas.

Se requiere medir la altura de la olla para dejar las salidas del serpentín con la longitud adecuada de tal forma que la bobina quede completamente sumergida en la olla. A la entrada y salida de agua del serpentín se le deja un doblado tipo “cuello de ganso” para que quede fuera de la olla.

 

La manguera transparente de 1 metro se corta a la mitad y cada tramo se conecta a la salida y entrada del serpentín, ajustándolas con las abrazaderas. Un amarra plástica ayuda a mantener los dos tubos en posición.

 

En el otro extremo de las mangueras transparentes se instalan los niples, las abrazaderas y los conectores rápidos tipo “hembra”. Se puede aplicar un poco de agua a la parte del niple que va dentro de la manguera para facilitar su instalación.

 

Finalmente el serpentín terminado queda de esta forma:

 

Las mangueras largas se conectan en un extremo mediante los acoples (Verdes) a los conectores rápidos del serpentín (Naranjos). Una de estas mangueras largas lleva el agua fría y se conecta a la red directamente, la otra manguera larga lleva el agua que se calienta en el mosto.

 

En algunos casos empleamos inicialmente esta agua calentada en el mosto para la limpieza del fermentador ya que su temperatura es mayor a 70ºC en los primeros minutos y sirve para sanitizar, después almacenamos el agua en una lavadora, una parte es usada para lavar la olla de cocción y demás los elementos usados en la jornada cervecera.

 El tiempo de enfriamiento con este serpentín ha variado entre los 25 minutos a los 40 minutos para un batch de 20 litros, logrando una temperatura de 20ºC para la adición de la levadura, cabe mencionar que debe haber como máximo 10ºC de diferencia entre la temperatura de la levadura y el mosto, sin embargo lo recomendable es que estas temperaturas siempre sean iguales.

 

Si tienes algún comentario o pregunta sobre cómo construir este elemento indispensable en el proceso de homebrewing no dudes en contactarnos en nuestro correo chilebruers@gmail.com  

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload