Así que quieres saber más del hidromiel (mead en inglés). Qué bueno, porque el hidromiel es un brebaje alcohólico que vale la pena conocer. En un artículo típico hablando de algo nuevo, el escritor incluye la historia, las cosas típicas, blah blah blah… algo de eso voy a hacer, pero más abajo. Ahora, necesitas saber por qué debes probarlo.

 

¿Por qué probar el hidromiel?

 

  • Es una bebida alcohólica única. Por tener la miel como un porcentaje significativo (en general, de 30% a 100% del total para clasificar como hidromiel), cae en su propia categoría. Sí, tiene semejanzas a la sidra o el vino (y a veces la cerveza), pero decir que es un “vino de miel” no le hace justicia.

 

  • No contiene gluten. Si eres celiaco o tienes intolerancia al gluten, esto es un plus. Por no contener trigo, cebada, ni centeno, el hidromiel es un producto apto para estas personas. Es su propio mundo de sabores que está para que lo pruebes. Hablando de esto….

 

  • El sabor de cualquier hidromiel refleja su origen. El concepto del terroir se trata de que un producto (como el vino de uva) refleja de dónde viene- las calidades de la tierra, la cantidad de horas del sol al día, la humedad del ambiente, el nivel de acidez o alcalinidad …. Todo esto termina siendo los grandes factores que determina su carácter final. Y en caso de que sepas, la miel es un producto hiper-local. Cuando las abejas recolectan el néctar de las flores en el entorno su colmena (hasta 7 kilómetros viajan!), después terminan produciendo miel que refleja la identidad de su ambiente.

 

  • En resumen, es algo diferente. Si ya estás leyendo este artículo, es porque eres una persona curiosa y tentada por los sabores nuevos. Anda a probarla ya!

 

Si no puedes probarlo porque en tu país no existe el hidromiel, o hay muy poca variedad, o porque a ti te encanta hacer tus propias cosas (otra vez, te encuentras en esta página por algo, ¿o no?), te voy a explicar de una manera sencilla y fácil de replicar para que puedas hacer tu propio.

 

 

LO BÁSICO:

  1. Mezclar agua con miel en un receptor.

  2. Agregar levadura.

  3. Esperar.

  4. Tomar.

 

De verdad, es así de fácil. Obviamente hay más a todo esto, pero eso es la esencia, "the bare bones" del proceso.

Debajo está una foto de un equipo sencillo y práctico para empezar. Valor total aprox: $10.000 o $18 USD

 

 Airlock y tapón, levadura de hidromiel, nutrientes (polvo a la izquierda) y metabisulfito de potasio para sacar el cloro del agua

(tableta a la derecha del papel), miel de raps, cuchara, densímetro, y termómetro láser sci-fi

 

 

LA PREPARACIÓN DEL MOSTO

 

 

OK, les digo de una manera más informativa cómo se hace esta maravilla. Todo esto es con la idea de que vas a ocupar un balde de 10 litros de grado alimenticio.

 

  • Preparar el receptor para que está limpio y sanitizado.

 

  • Asegúrate de que tenga por lo menos 20% del volumen del balde libre. Es decir, si quieres usar un balde de 10 litros para fermentar, no deberías superar los 8 litros del volumen total del hidromiel que vas a hacer. La razón de por qué aparece en la sección "fermentación".

 

  • Vierte 3 litros de agua sin cloro al balde. Esto ayuda a disolver la miel en el agua.

 

  • Agrega la miel que deseas ocupar. Para un hidromiel de aproximadamente:

 

5,8° = 1 kg de miel

- Densidad inicial: 1,036

- Densidad final: 0,991

 

 

8,7° = 1,5 kgs de miel

- Densidad inicial:  1,054

- Densidad final: 0,991

 

 

11,7° = 2 kgs de miel

- Densidad inicial: 1,072

- Densidad final: 0,991

 

 

14,7° = 2,5 kgs de miel

- Densidad inicial: 1,090

- Densidad final: 0,991

 

 

Nota: Todos los valores de densidad inicial y final son aproximados. El valor de la densidad inicial depende de la proporción de azúcar que contiene la miel que estás usando- eso puede variar muchísimo, además de su pH, según la fuente de la flor y las abejas.  Ve el punto #  19 para saber más información sobre la densidad final.

 

  • Mezcla la miel para que quede uniforme y 100% mezclada la solución. Una cuchara grande o uno de éstos con un taladro funciona perfectamente.

 

  • Rellena el balde con agua hasta que logres 8 litros en total.

 

  • Agrega los nutrientes y mézclalos por el mosto (la solución de agua y miel).

 

  • Toma la densidad inicial con tu densímetro. Anótalo en un lugar seguro.

 

  • Hidrata la levadura en agua según las instrucciones del sobre (si es una levadura deshidratada).

 

  • Echa la levadura al balde con tu solución dulce dulce dulce.

 

  • Tapa el balde y agrega el airlock.

 

 

LA FERMENTACIÓN

 

  • ¡Espera!

 

  • Seguir el protocolo del agregado de nutrientes. Lo básico es usar un nutriente de levadura. Para 8 litros, 2,5 gramos, o 1 ½ cucharadita de Fermaid K es suficiente en general (aunque depende de la cepa de levadura y la densidad inicial). Para información más detallada y científica, lee esto

 

Antes de echar la levadura al mosto, divide la cantidad de nutrientes en 4.

  • Un cuarto se echa a las 72 horas de fermentación.

  • Un cuarto se echa a las 48 horas de fermentación

  • Un cuarto se echa a las 24 horas de fermentación

  • Un cuarto se echa antes de incorporar la levadura al mosto.

 

  • En cada momento que se agregan los nutrientes, (o dos o tres veces al día si tienes el tiempo y las ganas) hay que desgasificar el hidromiel. ¡OJO! Hay que desgasificarlo SIEMPRE ANTES DE AGREGAR LOS NUTIRENTES. Si no lo haces VAS A TENER UN VOLCÁN DE HIDROMIEL EN TU PISO, ECHANDO TODO A PERDER, ESFORZÁNDOTE A LIMPIAR LITROS DE ESPUMA PEGAJOSO Y PIDIÉNDOLE DISCULPAS A TU PAREJA!!! ESTOY HABLANDO DE EXPERIENCIA PORQUE ECHÉ A PERDER ASÍ UNA ALFOMBRA. DON’T FUCKING DO IT!

 

  •  OK, volviendo al tema de desgasificación…. lo que significa esto es que tienes que agitar el hidromiel con una cuchara grande o algo parecido y sanitizado para que salga el gas. Se realiza esto hasta que ya no haga espuma, lo que puede ser 1 a 5 minutos, lo que depende de la fuerza y velocidad de tus brazos. Esto cumple dos funciones: 1) libera el CO2, lo que es tóxico para la levadura en esta etapa del proceso, y 2) incorpora más oxígeno, lo que es beneficioso para la levadura hasta que fermente la mitad de los azúcares disponibles. Por ejemplo, si la densidad inicial es 1,090 es dañino desgasificar el hidromiel después de que baje a 1,041.

 

  • Después de haber terminado la gran mayoría del proceso de la fermentación, en general esto se ocurre dentro de 5 a 14 días, se recomienda pasar el hidromiel a otro receptor para empezar la maduración. En general, lo hago después de dos a tres semanas, quitando el hidromiel del contacto con la mayoría de la levadura.

 

  • ¡Espera más!

 

  • Una regla general es que mientras menos alcohol tiene un hidromiel, menos tiempo requiere para madurar. La duración de la maduración depende de muchos factores, pero mientras menos factores de estrés hay para la levadura, mejor va a quedar el hidromiel y en menos tiempo va a estar listo para disfrutar. Con un buen control de temperatura, agregado de nutrientes, cantidad suficiente de levadura, entres otros, uno puede producir un gran mead en uno a tres meses, no un mínimo de un año como era aceptado solo hasta hace muy poco tiempo.

 

 

EL ENVASADO

 

  • ¿Y cuándo está listo para envasar? Una buena regla es que deberías tomar una serie de lecturas con tu densímetro a lo largo de la maduración. Si no se baja en más de una semana después de haber anotado la densidad por lo menos tres veces, se supone que terminó la fermentación. Ahora puedes embotellarlo, o embarrilarlo…

 

  • ¡OJO! Si quieres que tenga algo de dulzor tu hidromiel, o simplemente quieres que sea balanceado porque quedó tan seco como escupo de momia, recomiendo que le agregues más miel post-maduración. Dos cosas pueden pasar acá:

 

  • Agregas más miel a tu mead, usando una cantidad apropiada de sulfitos y sorbato de potasio. Estos preservantes aseguran que tu hidromiel quede estabilizado y no explote en la botella.

  • Agregas más miel a tu mead, sin usar sulfitos o sorbato de potasio. En las cantidades apropiadas en la botella apropiada que puede aguantar presión, esto va a producir un hidromiel espumante. Quedan muy ricos, como la champaña. Si quieres que sea dulce Y carbonatado, vas a tener que usar un endulzante como la estevia. Porque si hay levadura presente, van a comer esos nuevos azucares introducidos, produciendo CO2. 

 

  • Después de embotellarlo, déjalo reposar por lo menos unos días o unas semanas si está carbonatado.

 

  • ESPERA UN POCO MÁS!11!!!1!

 

  • ¡Disfruta! Ya está listo tu hidromiel.

 

 

Esta guía es un resumen de cómo hacer el hidromiel. Hay libros enteros que exponen el tema de una manera más extensa. Sin embargo, espero que esto sea un buen comienzo para que empieces a hacer tu propio hidromiel. Y siempre, hay que recordar que si crees que no esté conforme con tus expectativas, espera más tiempo. Es increíble lo que puede pasar en un asunto de meses con tu creación.

 

 

 

Sobre el autor: Garrett Garfield, tejano, es meadmaker (productor de hidromiel) radicado en Chile desde 2011.

Le gusta hacer cerveza casera, cocinar, viajar, y aprender. En 2018, lanza su marca de hidromiel, La Espera,

enfocándose en crear un producto artesanal único que es una expresión del terroir chileno.

Se puede conocer más de lo que está haciendo en Instagram y Facebook.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload